Larry Crowne y Bridemaids


Comedias desde esquinas opuestas
(Publicado en el Artes y Letras, el 13 de noviembre, 2011)

Dos comedias se estrenaron esta semana. Una se pasa de lista, la otra quizás de ingenua. Partamos por la segunda.

Larry Crowne, el segundo largometraje dirigido por Tom Hanks, cuenta la historia de Larry (Tom Hanks), un empleado de una mega tienda de hogar y herramientas que, pese a rozar los cincuenta años de edad y a que trabaja con el empeño de un calvinista, lo despiden producto de la crisis económica que golpea a Estados Unidos. Poco antes de eso se ha separado, y ambos hechos confluyen en que la vida de Larry, que parecía la vida de un norteamericano medio relativamente bien establecido, repentinamente se descarrila, y queda sin referencias, huérfano del mundo que parecía cobijarlo. La cinta relata, entonces, como Larry debe partir de nuevo, comenzar su vida desde cero cuando tiene la edad en que muchos comienzan mirar la futura jubilación con cierto cariño. No vamos a entrar en detalles, pero en esta nueva vida, Larry descubre el placer de aprender, reduce las escalas de sus pertenencias pero a recibe a cambio el sabor de la libertad y la compañía que da el amor. La cinta es, por supuesto, indudablemente política, ya que no cuesta mucho ver a Larry como metáfora del destino actual de Estados Unidos. Como actor, Tom Hanks ha construido sistemáticamente la representación del norteamericano medio, bonachón, bien intencionado, quizás no muy inteligente pero con el corazón siempre puesto en el lugar correcto. Con Larry Crowne expande esta representación al ponerse en el papel de un hombre maduro, golpeado por una crisis económica, que en lugar de dedicar a lamerse las heridas, sale del hoyo enérgicamente, reinventado, más pobre pero mucho más feliz. Ojalá fuera tan fácil, sin embargo. Ojalá la vida tratara a los hombres y a los países con la gentileza con que trata a Larry Crowne, ojalá fuera tan sencillo salir adelante desde la ruina económica, desde la soledad afectiva. Cuando Hanks, como coguionista y director, propone que basta con tener una actitud positiva, abierta a los otros y desprendida para recibir las bendiciones del saber y del amor, peca de la misma ingenuidad y simplificación que criticamos en los libros de autoayuda. Su mirada no llega ser boba, porque la cinta suma algunos puntos, especialmente en torno a Julia Roberts que no ha perdido ni una gota de su encanto, pero es demasiado candorosa como para tomarse en serio como retrato –o comentario– del Estados Unidos de Obama.

Damas en guerra, por lado, aparece al otro lado de la escala de ingenuidad. Dirigida por Paul Feig, cuenta la historia de Annie (Kristen Wiig), una mujer que ha pasado la mitad de los treintas, no tiene carrera, no tiene pareja y es un despelote andando. Pese a todo, su vida no se encamina realmente al caos hasta que debe ser la dama de honor su mejor amiga (Maya Rudolph). Allí sufre la competencia de la perfecta Helen (Rose Byrne), que pone en evidencia sus debilidades como nunca imaginó y todo se cae a pedazos. La película es una suerte de versión femenina de las películas de Judd Apatow (Virgen a los 40), el hombre cuya mafia domina hoy la comedia de Hollywood. En Apatow los hombres, en su inmadurez congénita, resultan incapaces de entenderse con las mujeres y prefieren, por lo tanto mantenerse a salvo entre sí mismos. En Damas en guerra, las mujeres muestran está misma clase de inmadurez, a lo que se agrega un ánimo competitivo, cierto apetito sexual y el desparpajo para salirse de madre. No todos son atributos propiamente femeninos, sin embargo, la cinta no se complica con estos aspectos de género, no pretende ni quiere crear un nuevo paradigma, sino que simplemente aprovecha a estas mujeres para ponerlas en lugares donde, en la comedia al menos, suelen estar los hombres. Los resultados son a veces cómicos, a veces no tanto. Con todo, la cinta es una efectiva respuesta a la estupidez intolerable de cosas como Sex and the city. Estas mujeres lucen más humanas, más queribles y, por cierto, más atractivas. La mordacidad de la cinta, por lo demás, no es pura impostura. Tiene algunos dientes. No serán todos los pretende tener, pero los tiene.

Larry Crowne
Dirigida por Tom Hanks
Con Julia Roberts, Tom Hanks y Sarah Mahoney
Estados Unidos, 2011
98 minutos

Damas en guerra
Dirigida por Paul Feig
Con Kristen Wiig, Maya Rudolph y Rose Byrne
Estados Unidos, 2011
125 minutos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: