El mocito

Un hombre sin redención
(Publicado en Artes y Letras, el 20 de noviembre, 2011)

¿Por qué algunas cosas se perciben mejor desde la tangente, como de refilón, como si por la esquina del ojo pudiéramos mirar mejor que de frente? Es claro que la inteligencia del hombre tiene limitaciones perceptivas. Cuando las investigaciones documentan que el régimen de Pinochet acabó con la vida de tres mil personas tenemos problemas para imaginar lo que eso significa. Sabemos que había padres e hijos, mujeres y hombres entre esas personas, sin embargo, la magnitud de los hechos nos resulta muy difícil de asimilar. Por ejemplo, ¿tres mil es mucho o poco? El régimen de Hitler mató a 6 millones. El número de argentinos que desaparecieron entre 1976 y 1983 se estima entre 13 mil y 22 mil, según quien lo haga. ¿Pero acaso no es intolerable que agentes del Estado puedan torturan o asesinar a una sola persona? ¿De qué sirve comparar cifras? De nada, pero la mente, decimos, trata de entender. Sin embargo, nos resulta mucho más fácil comprender las proporciones del abismo cuando nos enfrentamos a una sola historia, a un solo caso. Incluso cuando ese caso es marginal como el de El mocito, documental estrenado este jueves y dirigido por Marcela Said y Jean de Certeau, los mismos detrás de Opus Dei, una cruzada silenciosa.

El protagonista de El mocito es Jorgelino Vergara. Cuando era todavía un adolescente, comenzó a trabajar como mozo de Manuel Contreras. Más tarde, Contreras se lo llevó a la Dina y allí continuó sirviendo café y luego vigilando y alimentando a los prisioneros. Hoy vive en el campo, es muy pobre y caza conejos y saca cangrejos del barro para comer un poco mejor. Said y de Certeau lo filman con distancia, sin hacer preguntas, sin aparentemente intervenir. Pero cierta intervención sobre sí existe, ya que Jorgelino va a visitar al abogado de derecho humanos Nelson Caucoto, llega al campo de uno de sus antiguos jefes y termina por acercarse a la familia de una de las víctimas. Resulta difícil de creer que Jorgelino hubiera sido capaz de ir tan lejos por su propia iniciativa. Es un hombre educado por militares que, sin embargo, no recibió una educación militar. Es un hombre que quizás no cometió crímenes por su propia mano, pero los vio, los asistió y los calló. Es un hombre que gozó del poder por el que estuvo rodeado, pero nunca fue capaz de entender las consecuencias. Jorgelino confiesa muchas cosas y hay muchas también que calla.

La cinta tiende a cargar las tintas innecesariamente cuando muestra la frialdad con que Jorgelino caza y despelleja a un conejo o cómo practica con el linchaco, sin embargo, a la larga nos hace preguntarnos si otro hombre, en las mismas circunstancias, hubiera hecho algo distinto. Su tragedia es la de haber nacido pobre, en un país sin oportunidades, en medio de una dictadura feroz. Su historia nos recuerda la tesis de Tolstoi respecto a que los hombres, en el gran curso de la historia, tienen poca o nula libertad. Jorgelino quizás sinceramente quiere redimirse de su pasado, pero sus gestos corporales lo traicionan, ya que cuesta sentirlo realmente arrepentido. Quizás una parte de sí sabe que no hay redención posible, que vivirá hasta la muerte marcado por las esquirlas del horror. Sin embargo, la entrega de información que Jorgelino realiza hacia el fin de la cinta lo han hecho muy pocos en su lugar. ¿Es lo mínimo que se puede pedir? Quizás. Pero, si fuera tan sencillo, tan nítido, ¿por qué tan pocos lo han hecho? A través de un relato sin grandes énfasis, austero, seco como madera seca, El mocito deja más vacíos que respuestas, más abismos que certezas. Con todo, lo poco que alcanzamos a percibir de este ex mozo de la Dina es suficiente para congelarnos el corazón.

El mocito
Dirigida por Marcela Said y Jean de Certeau
Documental
Chile, 2011
70 min

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: